Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Hoy fui al odontólogo

Hoy fui al odontólogo
Y encontraron una mancha en el fondo de mi alma
Contaron mis días y los extremos de mis huesos
Como si allí se encontrara la clave de esta sombra en mi sonrisa
Encontraron una carie que es prima hermana de mis noches
Y un tallo de flores secas en el nacimiento de mi pecho
Fui al odontólogo y me regalaron un abrazo de ceniza
Una prisión de un día de por medio y un canto entrecortado entre líneas entre puentes y entre                                                                                                                                                               [lodo
Encontraron una tumba sin nombre y un caballo de Troya lleno de espejos
Una saga de tormentas y un sismo sin memoria en todas las líneas de mis manos
Hoy fui al odontólogo y el diagnóstico no pudo ser más negro
Encontraron cada brisa de mis malos días y determinaron que todavía no estoy muerto


Imagen: Office in a Small City. Edward Hopper, 1953.

Entradas más recientes

Brujas

Del otro lado de la pared

Recuerda, se ven las caras

La Sinfuego

Aunque te veías tan parecida a ella

Salomé

Así fue

Finales